El stress, se caracteriza por una sensación continua de “no tener tiempo”, de trabajar sin descanso pero no acabar nunca, siempre quedan cosas pendientes. Está demostrado que cuando el estrés es, permanente y no circunstancial, el sistema inmunológico se vuelve más vulnerable (gripes, catarros), se duerme mal (baja el rendimiento intelectual y profesional, se pierde concentración y atención…) Además, y lo que es más grave, con el tiempo, se puede convertir en angustia.

La angustia puede sobrevenir por diferentes causas y tiene diferentes manifestaciones, sin embargo, en todas ellas, existe un deterioro de la salud que afecta a nuestro mundo afectivo, profesional, intelectual y físico.

¿Cómo se aprecian esos síntomas en la escritura?
A través de la escritura estos síntomas se detectan, entre otros, en los siguientes rasgos gráficos:

♣ Separación desigual entre palabras.
♣ Finales muy largos.
♣ Barras de las “t” muy largas.
♣ Cuchillos, pasillos, chimeneas o bolsas.
♣ Margen de la derecha muy amplio.
♣ Escritura filiforme.
♣ Escritura hacia la derecha.
♣ Escritura sucia (tachaduras, retoques…).
♣ Presencia de temblores.

¿Cómo se puede disminuir el estrés y la ansiedad?
De forma sencilla, a través de la re-educación gráfica, se corrigen aquellos movimientos gráficos que manifiestan el trastorno y sólo es necesario dedicarle unos 15 minutos al día y seguir las pautas del grafoterapéuta.

¿Cómo se puede seguir?
Se puede seguir de forma presencial o/a distancia. Para quienes la hacen a distancia, facilitamos un “dvd-guia”, el cual muestra cómo se hace la grafoterapia.

Con está técnica no se utiliza ningún fármaco.

Para mayor información contacte ahora con nosotros.