-La Regla de las cinco C.-
“Ningún grupo puede actuar con eficacia si falta el concierto;
ningún grupo puede actuar en concierto si falta la confianza;
ningún grupo puede actuar con confianza
si no se halla ligado por opiniones comunes, afectos comunes,
intereses comunes”   (Edmund Burke)

Lo que demanda la empresa actual no es al individuo como una unidad, independiente y aislada, focalizada hacia la consecución de un objetivo corporativo, sino a una multiplicidad de individuos coordinados y complementados, de forma que  conformen, en sí y por sí mismos, una unidad  enfocada hacia un objetivo común y responsable del resultado del mismo.

El trabajo en equipo está basado en la regla de las cinco C:

• Coordinación: generalmente los equipos están liderados por uno de sus miembros que se encarga de organizar y planificar el trabajo del resto, enfocando el proyecto hacia un exitoso resultado común.

• Complementariedad: cada miembro del equipo ejecuta una tarea distinta de acuerdo con su perfil, de modo que exista una base de competencias no solapadas sino especializadas y complementarias.

• Comunicación: los miembros de un equipo deben relacionarse de forma abierta, expansiva hacia el resto, de modo que todos tengan conocimiento y opinión sobre el transcurso de la tarea comunitaria.

• Compromiso: el objetivo a conseguir no es individual de cada cual, sino común, por tanto todos y cada uno de los miembros deben obligarse y responsabilizarse del trabajo propio que pertenece a un todo común y solidario.

• Confianza: clave del trabajo conjunto es la confianza y la fe en el trabajo de los compañeros, la creencia de que cada uno intenta dar lo mejor de sí respecto a la responsabilidad y al logro compartido.

Un individuo capaz de acatar la regla de las cinco C y, por tanto, apto para formar parte activa de un equipo de trabajo, tendrá las siguientes características psicológicas, de las que deduciremos su correspondencia grafológica:
• Adaptabilidad y flexibilidad: escritura clara, preferentemente curva en forma y enlaces, predominio de guirnaldas, de tamaño normal, cohesión ligada o agrupada.

• Habilidades comunicativas: óvalos sencillos o ligeramente abiertos, escritura ligeramente inclinada hacia la derecha y en guirnalda, claridad del conjunto escritural, margen derecho pequeño.

• Capacidad de compromiso: escritura ligada o agrupada, dinamismo, uniformidad y control en general, firma sencilla y próxima al texto.

• Orientación a resultados: escritura organizada, rasgos dinámicos y progresivos, buena ocupación de la página.

• Capacidad de organización: orden de conjunto, escritura armónica y controlada, rúbrica previa a la firma.

Contacte ahora con nosotros y le informaremos sobre nuestros servicios.